sábado, 25 de junio de 2005

Argentina. Día 7 y la triste despedida.¡Chao Argentina!

Finalmente, tras una semana bien vivida y paseada, aunque reconozco que máximo habré hecho un 10% de Buenos Aires, me toca irme de esta bella ciudad, excelente para visitar y para vivir.
En este momento me encuentro sentado en un cyber, en el terminal de buses, esperando mi turno hasta irme a Santiago, y tras eso, hacia Lima y Guayaquil. No pienso pernoctar en ningún sitio, salvo alguna causa de fuerza mayor, debido a que no quiero gastar. Si llego a tener algo de plata sobrante, bien por eso. Creo que me pasé un poco de mi límite impuesto, pero prometo que lo repondré luego.
Bien, ayer estaba con la típica melancolía del que tiene su salida inminente, aceptando que Argentina me había robado un pedazo de corazón. Por suerte, esta ciudad tiene de todo para levantarte el ánimo, puesto que fui a Lavalle a hacer las compras de souvenires a la familia. Ahí hay muchos locales, videojuegos y más, cosa que me pude divertir como me gusta, y estaban títulos que variaban desde los más clásicos hasta los modernos como los juegos de baile o hasta de disk jockey o baterista.
Luego de una cena en un "tenedor libre" donde se combinaba comida argentina y china, y comí hasta reventar, fui a descansar en el hostal para finalmente embarcarme a la terminal de buses, luego de haberme topado con una amiguita mía. Silvina, un besote.
Se cumplía el 70 aniversario del Zorzal, o sea Gardel, y se lo recordaba a lo grande, el hombre sonaba en todos lugares y era cierto lo que se decía, Gardel cada día canta mejor. ¡Grande, Gardel!
Tanta cosa para comprar y yo con tan poca plata... lo que llevo de recuerdo es tontera comparado con las cosas que ansiaba llevar, me quedé con ganas del Discman lector de MP3, que estaba como a 290 pesos, unos 100 dolaritos. Aparte de la bola de cosas más, ropa, revistas, comics, servicios, comidas, etc, etc... como decía, sólo disfruté de un 10% de Buenos Aires, pero sé que cuando regrese tendré más experiencia y sabré dónde ir.
Un listado de cosas pendientes de mi viaje (es decir que no se pudo):
- La Chacarita
- Los teatros y la Opera. (¡¡CÓMO ME PUDE OLVIDAR DE DISFRUTAR DE LA OPERA EN EL TEATRO COLÓN!!!)
- Más restaurantes.
- Más boliches.
- Uruguay.
- Mar del Plata.
- Bariloche.
- Iguazú...
Entre miles de cosas por hacer, bueno, en fin, tengo que anotar mis prioridades para cuando regrese, luego de tener mucha más platita.
Argentina, te quiero.
¡Volveré pronto, de seguro!