martes, 11 de marzo de 2008

Tofu en Cali dia 2. DAMN!!!

Sí, GOD DAMN IT!!
Calculé mal la plata y no me va a alcanzar para los dias que pensaba estar, la cosa aqui no ha sido tan barata como me la pintaban. Aparte con mis tipicos olvidos. Algo tan sencillo como cambiar mi tarjeta de debito a internacional para cubrir mis gastos es algo básico que para variar, olvidé de hacer.
Eso y no llevar cámara de fotos.
Es que también es mi SEGUNDO viaje fuera del país. Y como tengo esta cábala que todo por segunda vez sale mal o no sale como se pensaba...
Así que hoy en la noche me regreso.
Bien, no me voy a seguir lamentando. Ayer me dediqué a caminar todo el día por una de centros comerciales norteños, sobre todo el de Chipichape, una verdadera cuadra comercial muy elegante y llena de cosas interesantes para ver. Muchos locales de ropa, modas, tecnologia, y más, que comparados a nuestros precios son casi equivalentes. El nivel tecnológico, asimismo, es muy parecido con nuestro nivel, salvo una que otra novedad (ese digital pod por ejemplo, una miniatura autentica).
Conocí el comisariato EXITO, muy surtido y variado, con todos los elementos (comida, moda y tecnologia) como para compararlo con nuestro Supermaxi.
Verdad lo que muchos dicen. La comida colombiana es muy parecida a la nuestra, toma como base los granos y los cereales (un calentao con perico es un arroz con frijoles y huevos revueltos) usando bastante la res y el chancho. El típico pan de bonos es algo más ligero que nuestro pan de yuca o almidón, pero igual sabroso. Había probado champú, que es una bebida a base de maíz, panela y frutas varias, en Esmeraldas. Acá lo hacen casi igual. El salpicón es nuestra ensalada de frutas (come y bebe, claro está) servido con leche condensada.
Aunque uno al principio vea muchas cosas fritas (masa de choclo, empanadas, salchichas, papas rellenas, etc) les recomiendo que busquen mejor cosas horneadas o hervidas, igual de sabrosas.
Definitivamente, Cali es una ciudad para recorrerla a pie y meterse de lleno en ella mínimo una semana.
Ah y si buscan una marca de café para llevar de recuerdo, el Juan Valdez es una de las mejores. Claro, Sello Rojo, Aguila, y otras también son buenas, pero según pude comprobar, Valdez es otra cosa. Mission accomplished, boss!
Hoy pienso, antes que salga mi carro a las 8:30 noche, andar un poco por el lado del sur, como para medio medio decir que conocí Cali.
Y si piensan salir, anduve dando vueltas por la avenida Sexta, que es donde muchas discotecas están reunidas. Las Cascadas, La brisa, etc, brindan sobre todo salsa y cumbia para sacudir la polilla. Y, claro está, vallenato (pero hay que recordar que ahora está de local... ni modo).
En fin, como comentaba hace poco, sólo he podido probar una cucharada de la lavacara de flan que es Cali, y ni decir Colombia. Distancia es lo de menos. Tiempo es lo que me faltó. Y platita.
Pero de regresar, regreso. Lástima no haberme podido reunir con Megumi-chan ni Lully.