sábado, 7 de marzo de 2009

XX


Nuevamente, doy fe en este día (o para ser exactos, mañana) de mi inagotable admiración, adoración y amor hacia las portadoras del gen XX.
Y ahora, para variar un poco de poemas y videos dedicados, les hablo de uno de los muchos ejemplos de la inteligencia femenina, aderezado con mucho humor, algunas mordidas y golpes bajos, pizcas de ironía y coraje y mucha, mucha, alteración.
Maitena Burundarena es una argentina cuyos pelos de tonta se los arrancó con pinzas, depilación, o simplemente los aclaró. El caso es que no se le nota uno. Y claro, tomó el coraje para sacárselos de encima, cosa que lamentablemente no lo hacen o no lo quieren hacer en esta sociedad de machos vernáculos.
Aceptó estoica su pérdida de hermosura cutánea (casi nada, en mi opinión), la aparición de estrías, canas y celulitis, las broncas con un marido jodón y mujeriego, soportar edades del burro y corajes de muchachos malcriados y en vez de hacerlo estallar en una erupción de lágrimas, chillidos, platos rotos y cosas así; agarró todo, lo plasmó en papel y nos lo introdujo literalmente en los ojos. Para hacernos cagar de risa a hombres y mujeres por igual, amén de darnos qué pensar y aprender nosotros de ellas montones.
El mismo Quino le guarda un especial respeto y cariño a esta digna heredera del humor irónico, el sarcasmo del vivir diario y el arte de reírse ante los miguelitos en el camino con los que más de alguna vez habremos clavado los pies.
Sus caricaturas las guarda en grandes sagas, las cuales son: Mujeres alteradas tomos 1 al 4, Curvas peligrosas 1 a 2 (o 3) y Superadas.
Les garantizo la ausencia de desperdicio.







Simplemente, qué genial es...

LOVE YOU ALL BLESSED WOMEN!!