lunes, 7 de noviembre de 2011

Informes de jornada médica: Jornada 3.

1. ANTECEDENTES
Sabiendo de las múltiples necesidades de la salud del pueblo ecuatoriano, en donde tantos compatriotas no disponen de un centro de salud adecuado, peor un hospital, o en donde se tiene la logística presente, pero la atención deja mucho que desear en cuanto a calidad. Concluyendo, acogiendo el clamor de tantos ecuatorianos que carecen de un servicio por lo menos básico de salud, se ha creado este Hospital Móvil para movilizarnos hasta donde ellos están.

2. OBJETIVOS
• Conceder atención básica y especializada de calidad a los lugares y comunidades de nuestro país, a aquellos que están en mayor necesidad y demanda.
• Dar soporte y descongestión en servicios de salud ya establecidos que no se den el suficiente abasto en la atención a pacientes ambulatorios.
• Inspeccionar problemas y recomendar soluciones en cada localidad donde hayamos brindado nuestros servicios.
• Aprender y mejorar cualquier error en que se haya incurrido.

3. CRONOGRAMA
• Martes 1 de Noviembre: Hora de llegada 7:00, tras haber pernoctado la noche anterior en el hotel Colony. Se habla con la autoridad al mando (Dr. Garzón) sobre las actividades a realizar en la jornada. En fecha de feriado quedará a cargo autoritario la dra. Alchundia, de emergencia. Una vez firmada la asistencia y desayunado, procedo a dar atención de consulta externa en el área de especialidades. Debido a la proximidad del feriado de Difuntos, se me asignan 26 pacientes, los cuales todos son atendidos, siendo ellos explicados previamente que tengan paciencia y que esperen su turno respectivo. Hora de salida 19:00
• Miércoles 2 de Noviembre: Inicio de feriado de Difuntos y fiestas de Cuenca. Por tal motivo los siguientes días se dispone el horario (notificación formal del ministerio) a los que estemos trabajando, desde 8:00 a 14:00. Hora de llegada 8:00. Acudo a emergencia en donde se me asigna previa solicitud al residente a cargo, el consultorio destinado a evaluación de pacientes sospechosos de sarampión, al no existir otra área adecuada para el respecto. Doy atención a 12 pacientes, principalmente en situaciones de consulta externa que dificultaban la atención específica de emergencia. Se presenta una vergonzosa novedad que será aclarada en conclusiones y que fue oportunamente explicada al Dr. Garzón. Hora de salida 14:00
• Jueves 3 Noviembre: Hora de entrada 8:00, procedo igualmente al área de emergencia, donde son atendidos un total de 10 pacientes. Debo destacar un hecho molesto, en el cual atendí a un niño de 4 años procedente de Angamarquillo, quien era sospechoso de sarampión, por lo que decido ejecutar el protocolo indicado en el hospital para pacientes pediátricos, pero para mi sorpresa me entero que la madre huyó del hospital bajo el pretexto de “atender marido”. Tal caso tuvo que ser notificado al residente de turno, dr. Paredes, para que se elabore la alerta epidemiológica respectiva y evitar que tal infante se convierta en foco infeccioso. Hora de salida 14:00
• Viernes 4 de Noviembre: Hora de entrada 8:00, acudo a emergencia donde prosigo dando atención a pacientes, total 8 de los cuales la mayoría eran pacientes de control anterior en consulta externa. No se reportaron novedades importantes, salvando uno que otro incidente protagonizado por familiares de pacientes, en donde logré calmarlos con palabras. Hora de salida 14:00
• Sábado 5 de Noviembre: Hora de entrada 8:00, sigo dando atención en emergencia donde son atendidos un total de 2 pacientes. Ninguna novedad importante. Hora de salida y entrega de informes 14:00.

4. CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES
• Insisto sobre mi capacidad de atención, en la cual procuro tomarme todo el tiempo necesario para evaluar mi paciente y darle un diagnóstico y tratamiento certero, siendo necesario el caso, dejar el tratamiento definitivo (antibioterapia) para una futura cita con los exámenes solicitados en mano. Con esta atención, NORMAL desde cualquier punto de vista, requiero un tiempo variable de 15 a 40 minutos por paciente. Tiempos inferiores sólo resultarán en disminución de calidad de atención y rebajarnos a la típica atención que tanto se han quejado los pacientes. Puedo comprender los 26 pacientes del lunes, porque preferí hacer un esfuerzo extra y atenderlos a todos así sea sin enfermera de ayuda, antes que dejarlos para la siguiente semana en donde se reanudaría la atención normal. Pero tales situaciones son excepcionales. Ya he reconocido que mi cantidad óptima es 20 pacientes más menos 1-2 para la jornada del día.
• Sobre este caso mencionado anteriormente: Es increíble y abominable que siendo todos nosotros profesionales debidamente ingresados en base a méritos y demás honores, que uno de nuestro grupo cometa el DELITO de sustraer una cantidad de dinero a uno de nuestros colegas, en plena oficina del hospital móvil. Difícil que haya sido un foráneo puesto que lo robado sólo fue el dinero, dejando valuables más importantes como cámara, tarjeta de memoria, créditos etc. Formalmente en este informe rechazo, delezno, aborrezco y execro semejante acto. Es verdad, estábamos todos en situación económica apremiante y que nuestros sueldos estaban atrasados, pero nada de eso justifica el hecho de sustraer así sea un centavo de la propiedad de otro. Y lo más, dado que el culpable está hasta orgulloso de su sabidez, ha provocado que en nuestro grupo se rompa la confianza, sabiendo que entre todos nosotros, yo incluido, hay un miserable reguetonero capaz de cometer tales actos. Todos quedamos sucios de sospecha. Así que repito lo dicho ese día: CAIGA LADILLA SOBRE EL CULPABLE. Y cuando sea descubierto el hechor, sea separado del equipo por más méritos profesionales tenga.
• Puede entenderse que por ser proyecto hace poco iniciado los trámites respectivos a lo económico sean retrasados y también con la salida súbita de varios miembros administrativos del Hospital Eugenio Espejo, se dilate aún más sus obligaciones para con nosotros. Esto tampoco justifica el no pago de nuestras obligaciones. Confío en que este caso sea por inicio únicamente y no se vuelva a repetir, pues dependemos mucho de nuestra remuneración.
• Debido a que estuvimos principalmente en feriado, no se presentaron mayores dificultades por parte del personal laborante; incluso reconozco la entrega y predisposición por ayudarnos al personal de enfermería que me asistieron en consulta externa, y solicito el debido honor y reconocimiento a su infatigable labor.
• Debido a la falta de sueldos, no hemos podido disfrutar, la gran mayoría del personal, de este feriado, aunque sea en las horas libres de la tarde otorgadas. Hablo en nombre de todos que al estar alejados de nuestros hogares y familias, nuestros niveles de stress mental se incrementan, y si carecemos de la capacidad de realizar actividades recreativas, la desmotivación y el desgano harán presa de mucho del personal. Es una solicitud más que formal.

Es cuanto puedo informar en honor a la verdad.


Dr. Raúl P. Triviño P.
Médico general Hospital Móvil 2.